lunes, agosto 15, 2005

Jean Grey


Nombres claves: Chica Maravillosa, Fénix.

Historia: Los poderes de Jean Grey se manifestaron por primera vez a los diez años, cuando leyó, involuntariamente, la mente de su mejor amiga, Annie Richardson, justo después de haber sido atropellada y hasta el momento de su muerte. El shock que le produjo estar en la cabeza de su amiga mientras se moría casi se mata a Jean. Durante tres años, sus padres visitaron varios especialistas para sacar a su hija del estado catatónico en el que se encontraba, pero sólo el profesor Charles Xavier logró hacerlo al descubrir que la niña era una mutante incapaz de controlar sus poderes telepáticos. Xavier bloqueó el acceso de Jean a sus poderes para que pudieran evolucionar poco a poco sin causarle más traumas. Así, durante varios años, Jean asistió a sesiones de entrenamiento con el Profesor X, convirtiéndose en su primera alumna (que no su primer Hombre X).

No sería hasta varios años después de contacto inicial que Jean se convertiría en parte de la Patrulla X original con el nombre clave de Chica Maravillosa. Su ingreso en la Patrulla X sería crucial, ya que usó sus poderes telepáticos para que el grupo pudiera vencer a Magneto en su primera batalla. Al mismo tiempo, Jean se convirtió en el centro de un triángulo amoroso con dos de sus compañeros: el Ángel y Cíclope, a quien ella amaba, pero su amor tardó en ser reconocido, ya que Cíclope decidió alejarse de ella por no poder controlar sus poderes y para que su liderazgo del grupo no se viera afectado. Además, tras su graduación en la Escuela Xavier, sus padres decidieron que Jean debía tener unos estudios superiores, por lo que ingresó en la neoyorquina Metro Collage, aunque pasaba los fines de semana en la Mansión X y ayudaba a detener las amenazas a las que se enfrentaba el grupo. Durante su permanencia en New York, Jean conoció a un estudiante llamado Ted Roberts, que se mostró muy preocupado por su hermano, Ralph, un científico cuyas investigaciones acabaron por convertirle en el Hombre de Cobalto, a quien la Patrulla X se enfrentó en una batalla en la que Ted se dio cuenta de la identidad secreta de Jean.

Por la misma época, Warren Worthing III comenzó a salir con una vieja amiga, Candy Southern, por lo que Jean y Scott pudieron intimar más, comenzando una relación. Además, Jean fue la estudiante escogida por Xavier para que conociera su secreto: había descubierto que la Tierra iba a ser invadida por la raza alienígena Z’Nox, por lo que Xavier decidió esconderse en los cimientos de la Mansión para preparar su defensa mientras Cambiante, un antiguo villano con poderes metamórficos, le sustituía como líder de la Patrulla X. Para poder estar en contacto con Jean, Xavier empezó a liberar los cierres que impedían que Jean utilizara la telepatía, aunque, realmente, lo que le dijo fue que iba a compartir con ella sus poderes, al igual que hacía con el Cambiante, quien moriría durante una batalla con Grotesko. Entonces, el agente del FBI Fred Duncan les aconsejó que la Patrulla X debía separarse. En esa época, Jean comenzó una carrera como modelo mientras seguía su relación con Cíclope. Así sería hasta que el grupo tuvo que reunirse para derrotar al mutante Mesmero.

Poco después, Xavier revelaría su plan a sus alumnos y Jean pudo dejar de fingir tras haber derrotado a los Z’Nox, aunque tendrían que esperar un tiempo para vencerlos definitivamente, durante un viaje espacial que el grupo hizo junto a los 4Fantásticos. En ese viaje por el espacio, Jean sintió que estaba siendo observada y no se equivocada, estaba siendo escaneada por una fuerza cósmica que sería decisiva en su futuro. No mucho más tarde, Jean fue capturada por la isla viviente, Krakoa, y rescatada por el nuevo grupo de reclutas de la Patrulla X. Rápidamente se sintió atraída por uno de ellos, Lobezno. Sin embargo, Jean decidió abandonar la vida como heroína y volver a tener una vida normal y sin riesgos, por lo que abandonó el grupo y se fue a vivir a New York, donde compartió apartamento con la también heroína e investigadora privada Misty Knight, una de las Hijas del Dragón. Además, Jean se hizo muy amiga de Tormenta, a la que ayudó a adaptarse a los rigores de la civilización.

Un día, mientras cenaba con Scott en New York, Jean fue secuestrada por la nueva generación de Centinelas, que se la llevaron hasta su base lunar. Fue rescatada por la Patrulla X, pero la nave que utilizaron para llegar hasta la Luna resultó dañada y era imposible regresar a la Tierra. Jean, no obstante, se ofreció voluntariamente para pilotar la nave escudándose con sus poderes telekinéticos y absorbiendo telepáticamente los conocimientos necesarios para manejar la lanzadera. Sin embargo, los escudos telekinéticos de Jean no impidieron que la radiación la envenenara hasta dejarla casi al borde de la muerte, momento en que la fuerza cósmica conocida como el Fénix le ofreció ayuda. El Fénix duplicó el cuerpo de Jean mientras que dejó el cuerpo original recuperándose en una vaina protectora en el fondo de la bahía de Manhattan. El Fénix llegó a creer que era la Jean Grey original ante el shock que supusieron las emociones de Jean y ocupó su lugar en la Patrulla X, demostrando un aumento increíble en los poderes de la antigua Chica Maravillosa nada más salir del fondo de la bahía donde se estrelló la lanzadera espacial.

Pronto pudo comprobar cuánto habían aumentado sus poderes, ya que no tuvo demasiados problemas en su enfrentamiento con el Señor del Fuego, antiguo heraldo del devorador de mundos Galactus, aunque no pudo evitar que Erik el Rojo secuestrase a la Princesa Lilandra. Para salvarla, Fénix abrió la puerta estelar y llevó a la Patrulla X hasta el Imperio Shi’ar, donde descubrieron que D’Ken, el hermano loco de Lilandra, había dañado el Cristal M’Kraan en su búsqueda de poder. Para evitar un desastre universal, Fénix selló las roturas del Cristal. Una vez que la Patrulla X regresó a la Tierra, Fénix cayó en la ilusión de Mesmero, que hizo creer a todo el grupo que formaban parte de una trouppe de un circo. Aprovechando la situación, Magneto secuestró a casi todo el grupo, aunque Fénix se libró gracias a la Bestia. El combate entre Magneto y Fénix en la Tierra Salvaje dañó considerablemente la estructura de la zona y los terremotos y las erupciones volcánicas separaron al grupo: Fénix y Bestia por un lado y el resto por otro. Los dos grupos pensaron que el otro grupo había muerto.

Tras unas vacaciones en Grecia, Jean visitó la Isla Muir, donde se encuentra con viejos amigos como Banshee, Kaos, Polaris y Moira MacTaggert para intentar animarse. Sin embargo, lo único que consiguió fue caer en las redes de Mente Maestra, que la observaba y manipulaba usando sus poderes. De esta forma, Jean llegó a creer que estaba viviendo en el siglo XVIII y que estaba casada con un hombre llamado Jason Wyngarde (en realidad, Mente Maestra). Además, no tardó mucho en saber que el resto de los hombres X no habían muerto en la Antártica., por lo que reinició su relación con Cíclope. Una noche, mientras asistía al concierto de Dazzler, Fénix acabó siendo manipulada para creer que se casaba con Jason Wyngarde en el Club Fuego Infernal. Tras descubrir la existencia de una de los miembros del Club, la Reina Blanca, al ir a reclutar a Kitty Pryde, la Patrulla X decidió investigar el Club Fuego Infernal, pero acabaron siendo retenidos y Jean pasó a ser su Reina Negra debido a las ilusiones de Mente Maestra.

Cíclope, a través de su lazo psíquico, intentó liberar a su novia, pero su yo astral fue asesinado en el plano astral por Mente Maestra, con lo que Fénix se liberó y atacó a Mente Maestra con su mente, dejándolo en estado catatónico. Sin embargo, ni siquiera así logró volver a la normalidad, ya que Wyngarde le había mostrado la oscuridad de su interior, lo que dio origen a Fénix Oscura, que venció a la Patrulla X en un instante, salió al espacio y se alimentó de un sol para recuperar sus energías, matando, de paso, a cinco billones de seres. Esto hizo que los Shi’ar se pusieran en alerta. Fénix viajó a la Tierra para visitar a los padres de Jean Grey, momento en el que la Patrulla X volvió a atacarla y Xavier consiguió quie Jean asumiera el control del Fénix, pero los Shi’ar decidieron que el Fénix debía morir por su delito. Para evitarlo, la Patrulla X decidió aceptar un combate contra la Guardia Imperial Shi’ar en la Zona Azul de La Luna, pero fueron derrotados con facilidad. Para evitar que sus poderes se escaparan de su control, Fénix decidió suicidarse.

Tras el sacrificio del Fénix en La Luna, la Patrulla X creyó que Jean había muerto. Sin embargo, lo que había ocurrido era que el Fénix intentó compensar sus horribles actos devolviéndole al cuerpo inerte de Jean lo que le había quitado anteriormente, pero ésta se negó a aceptarlo al recibir imágenes de pesadilla, muerte y destrucción. El Fénix tuvo que elegir, entonces, otro cuerpo. Primero siguió a Rachel Summers hasta el futuro, pero optaría por el cuerpo de Madelyne Pryor, un clon de Jean creado por Mister Siniestro que acabaría casándose con Cíclope. Un tiempo después, los Vengadores descubrieron el caparazón donde estaba el cuerpo de Jean mientras investigaban un accidente aéreo. Con la ayuda de los 4Fantásticos, lograron abrirlo y encontraron a Jean completamente ilesa, aunque sin poderes telepáticos.

Pronto descubrió que la Patrulla X era ahora muy diferente de la que recordaba y que, para colmo, estaba siendo dirigida por su peor enemigo: Magneto, por lo que se puso en contacto con sus antiguos compañeros (Hombre de Hielo, Bestia, Ángel) y los cuatro, más Cíclope, formaron un nuevo grupo: Factor X. Sin embargo, prefirió no ver a su familia ante el temor de la reacción que tendrían al verla otra vez. Factor X se presentó al mundo como un grupo que cazaba mutantes, aunque, realmente, su misión no era otra que entrenar y proteger a las nuevas generaciones. No tardó mucho en descubrir que Cíclope se había casado con otra mujer, Madelyne, mientras pensaba que ella estaba muerta y que, además de tener un gran parecido físico con ella, era la madre de su hijo, Nathan. Además, Jean pronto tuvo que afrontar un grave problema familiar: la desaparición de su hermana Sarah y sus hijos, que fueron secuestrados poco después de que Sarah apareciera en televisión ejerciendo su labor como activista pro mutante.

Por su parte, Cíclope también tuvo que asumir que su mujer, y tal vez su hijo, había muerto, pero esto le llevó a reafirmarse en su teoría de que Jean y Madelyne eran la misma persona. Cíclope se convenció de que Fénix, Jean y Madelyne eran una misma persona que resucitaba una y otra vez y acusó a Jean de fingir el alcance de sus poderes, por lo que le lanzó un rayo a plena potencia que sólo el Fénix habría podido detener, aunque el niño mutante Sanguijuela detuvo el ataque al quitarle a Scott sus poderes. Arrepentido, poco a poco Scott y Jean fueron volviendo a la normalidad y retomaron su relación durante el ataque de Apocalipsis y los Jinetes a Nueva York. Ese mismo día, y sin que ellos lo vieran, Madelyne apareció en televisión pidiéndole a Scott que cuidara de su hijo, ya que ella, junto al resto de la Patrulla X, iba a morir en Dallas. Al enterarse de la muerte de la Patrulla X, Jean decidió visitar a su familia para que sus padres supieran que estaba viva.

Pocos días después, ella y Cíclope localizaron a Nathan, el hijo de Scott, en el mismo orfanato donde Scott había vivido cuando era niño. El orfanato estaba lleno de niños mutantes. La pareja, no obstante, no pudo liberar a Nathan, ya que fueron atacados por un grupo de niños, los Niños Perdidos, dirigidos por Nanny y el Creahuérfanos, entre los que Jean reconoció a sus dos sobrinos: Joey y Gailyn. En medio de la batalla, los demonios de N’Astirh se llevaron a Nathan, por lo que Scott y Jean los siguieron hasta Manhattan, donde se encontraron con una ciudad de aspecto demoníaco debido al ataque de la Reina Duende (Madelyne Pryor). Madelyne planeaba sacrificar a su hijo, junto a otros niños mutantes, para aumentar sus poderes. En medio de los acontecimientos de Inferno, Jean y Nathan desarrollaron un lazo psíquico, pese a que Jean ya no tenía poderes telepáticos. También se descubrió que Madelyne no era más que un clon de Jean creado por Mister Siniestro, que se contentó con el clon al no poder obtener a Jean, como tuvo a Cíclope, en su orfanato debido a la aparición de Xavier. Madelyne obtuvo su personalidad y parte de los recuerdos de Jean cuando el Fénix acabó en su cuerpo. Además, Factor X tuvo que combatir junto a una Patrulla X con aspecto y comportamiento demoníaco que creía que Factor X era un grupo cazamutantes por las manipulaciones a las que durante meses les sometió Madelyne, que se había hecho un hueco en la Patrulla como enlace de comunicaciones.

En la batalla final, la Patrulla X y Factor se enfrentaron a los demonios y al Príncipe Duende (en realidad, Álex Summers) mientras Jean, Nathan y Madelyne eran separados de todos los demás mediante una burbuja telekinética. Al descubrir su origen, Madelyne pretendía suicidarse en el instante que instaurara un lazo psíquico con Jean, para llevársela a ella a la muerte también. Sin embargo, Jean consiguió evitarlo aceptando en su mente, los fragmentos que Fénix había metido en la mente de Madelyne, por lo que Jean adquirió los recuerdos de Fénix, que había rechazado cuando estaba en la vaina en el fondo del río, y de Madelyne. A continuación, Jean fue atacada por Mister Siniestro, que quería tener a la original ahora que el clon había muerto. Siniestro intentó reprogramarla, pero Cíclope y Tormenta, su mejor amiga, lo evitaron en el plano astral, al que se adentraron con la ayuda de Mariposa Mental. Una vez que Inferno terminó, Factor X acudió, inmediatamente, al rescate de los sobrinos de Jean y se enfrentaron a Nanny y al Creahuérfanos.

Un día, la Nave de Factor X despegó sin previo aviso y acabó en un lejano planeta que iba a ser juzgado por los Centinelas. Factor X se vio obligado a luchar en el planeta mientras Jean sufría un ataque de múltiple personalidad: la mente de Madelyne resurgió durante el viaje y lo mismo le ocurrió a la de Fénix. Jean quedó en un estado catatónico hasta que Cíclope le ayudó a recuperarse y fue usada como puente para unir las almas de todas las razas del planeta que iba a ser destruido por los Celestiales para evitarlo. Una vez que los Celestiales se marcharon, Jean descubrió que había eliminado las personalidades de Madelyne y Fénix, aunque conservaba sus recuerdos. Tras su regreso a la Tierra, Cíclope le pidió matrimonio, pero ella se negó porque no sabía si su respuesta iba a ser afirmativa por los recuerdos que tenía de Madelyne y Fénix o porque realmente lo quería. Una reacción similar le provocó su encuentro con Rachel Summers, una hija de ella y Cíclope de un futuro, que para ella significó una prueba más de que no tendría nunca libertad para escoger sus acciones, por lo que no la aceptó.
Tras su estancia en Genosha durante el Proyecto Exterminio, donde Factor X se enfrentó a Cameron Hodge nuevamente, y tras el combate con el Rey Sombra en la Isla Muir, Jean y el resto de Factor X se incorporaron a las filas de la Patrulla X. Jean acabó en el grupo de Tormenta, el Equipo Oro, y en una de sus primeras misiones fue dada por muerta en una ataque de los Centinelas a los Infernales. Para sobrevivir, Jean acometió una arriesgada decisión: implantó su mente en la de la Reina Blanca, que estaba en coma tras el ataque de los Centinelas. Para liberarse, Jean necesitó la ayuda de Xavier. No mucho después, Jean decidió que ya estaba preparada para casarse con Cíclope y así se lo comunicó a Rachel Summers, como disculpa por haberla rechazado, y a Scott, con quien se casaría en la Mansión Xavier. En su luna de miel, las mentes de Jean y Scott fueron transportadas al futuro por una anciana Madre Askani que resultó ser Rachel, que se había visto atrapada en la corriente temporal. En ese futuro, Jean y Scott tomaron las identidades de Rojja y Dellgado y criaron a su hijo, Nathan, al que Cíclope había enviado unos meses antes al futuro para que tuviera una oportunidad de salvarse y de evitar que el virus tecno orgánico de Apocalipsis le matara. Sus mentes permanecieron allí doce años, hasta que Rachel murió de vieja y se produjo un retorno al mismo instante en el que habían salido de su cuerpo.

Durante la invasión de la raza alienígena conocida como la Falange, Jean descubrió lo que tanto temía: su hermana Sarah había sido asesinada y la Falange la había asimilado como uno de sus miembros, muriendo cuando la Falange fue eliminada. Tras ver cómo la realidad era destruida por las acciones de Legión, dando lugar a la Era de Apocalipsis (donde Jean era una rebelde y novia de Logan, al que dejaría por el prelado Cíclope), Jean fue transportada a Avalón por Amelia Voght, ya que Holocausto estaba destruyendo la estación orbital de Magneto. Allí ayudó a evacuar a los Acólitos y, con la ayuda de los poderes de su antigua alumna Desliza, logró entrar en la atmósfera terrestre y evitar la radiación. A continuación, Jean fue la primera en descubrir la identidad del misterioso Onslaught (en realidad, el Profesor Xavier) y ayudó a combatirle en distintas batallas, siendo testigo de la muerte de los 4Fantásticos y Los Vengadores en el combate final. No mucho después se enteró de que Madelyne Pryor había resucitado gracias a los poderes de Nate Grey (X-Man), su hijo en la Era de Apocalipsis.

A continuación, y como consecuencia de Onslaught, Jean y el resto de la Patrulla X que se encontraba en la Tierra (la mitad del grupo estaba combatiendo a la Falange en el Imperio Shi’ar) fueron hechos prisioneros por Bastión y las tropas y los Centinelas Prime de la Operación: Tolerancia Cero. Bastión implantó una bomba en el cuerpo de Cíclope que fue extirpada por Cecilia Reyes, pero Scott necesitó de un tiempo para poder recuperarse, así que ambos se fueron a Nebraska, donde Scott empezó a temer que el Fénix estuviera renaciendo en Jean debido al aumento de sus poderes. Jean manifestó que deseaba explorar el alcance de sus poderes, ya que había pasado años reprimiéndolos por miedo a desencadenar a Fénix Oscura. Sin embargo, su investigación se vio cortada por las Guerras Psíquicas, en las que Mariposa Mental se enfrentó en el plano astral al Rey Sombra que tuvo como resultado un apagón temporal en los poderes de todos los telépatas.

Jean volvió a la actividad de la Patrulla X cuando Xavier descubrió que un Skrull había suplantado a Logan tras un viaje de la Patrulla por el espacio y decidió que la Patrulla X debía finalizar su actividad. Jean y Scott formaron un nuevo grupo junto a Arcángel, Cable y Xman y se enfrentaron al nuevo jinete Muerte de Apocalipsis por la vida de los Manitas y acabaron descubriendo que Muerte no era otro que Lobezno, que había sido obligado a trabajar para Apocalipsis y había recuperado su adamantium. Permanecieron en la Patrulla X para encontrar a Lobezno y fue entonces cuando descubrieron que ellos dos pertenecían a los Doce, mutantes que estaban destinados a luchar y acabar con Apocalipsis. Se unieron a los otros diez mutantes (Xavier, Magneto, Polaris, Hombre de Hielo, Tormenta, Mikhail Rasputín, el Monolito Viviente, Fuego Solar, Cable y XMan) para detener a Apocalipsis, pero no salió como esperaban y En Sabah Nur ocupó el cuerpo de Scott y tuvieron que matarle para derrotarle. Así, Jean decidió quedarse en la Patrulla X y utilizar sus poderes telekinéticos como arma, ya que no poseía telepatía desde las Guerras Psíquicas.

Seis meses después, Jean supo que había posibilidades de que Scott siguiera vivo, por lo que, junto a Cable, empezó su búsqueda, que les llevó hasta Egipto, donde separó con sus poderes las personalidades de su marido y Apocalipsis, al que Cable mató con sus poderes. Scott estaba más afectado de lo que parecía inicialmente y pronto Jean pudo descubrir cuánto, ya que su matrimonio empezó a tambalearse debido al carácter más frío y taciturno de Cíclope, que se mostró muy lejano a Jean durante los meses siguientes, hasta el punto de tener que recurrir a la nueva terapeuta sexual del grupo, Emma Frost, para pedir ayuda. Estas visitas derivaron en que Cíclope y Emma comenzaran una relación al mismo tiempo que Jean asumía la dirección del Instituto Xavier tras el ataque de Cassandra Nova. Un día, mientras se encontraba sola en la Mansión junto a los alumnos, los Hombres U les atacaron y Jean usó sus poderes para defenderse, desencadenando al Fénix. Esto le llevó a sentirse menos insegura en su relación con Cíclope (paradójicamente, él estaba cada vez más atraído por Emma Frost). Los poderes de Jean siguieron en un aumento meteórico, hasta el punto de ser capaz de dividir la mente de Xavier y repartirla entre todos los mutantes del mundo para salvarle la vida.

Xavier descubrió, también, que podía haber otra personalidad dentro de Jean, probablemente la Fuerza Fénix, que se creía la salvadora cuando la situación era potencialmente de extremo peligro. Sin embargo, los Shi’ar no creyeron lo mismo y pusieron la Tierra en cuarentena. Jean acompañó a Xavier en una gira mundial de la Corporación X y, en Francia, conoció a Fantomex, al que ayudó a combatir a Arma XIII. También viajó a Afganistán y a otros países. A la vuelta de su viaje, las Cuclillos de Stepfor le informaron de la relación entre Emma y Cíclope, por lo que Jean tuvo un gran enfrentamiento con Emma, a la que acabaría resucitando, usando sus poderes, cuando Esme, una de las Cuclillos, manipuló a dos de sus compañeros, Ángel González y Pico, para que la asesinaran usando una pistola especial capaz de atravesar la forma diamantina de Emma. Poco después, Jean y Lobezno fueron hechos prisioneros por Magneto, que les envió al Sol dentro de su Asteroide M. En el transcurso del viaje, Lobezno se vio obligado a matar a Jean, incapaz de sufrir las altas temperaturas, pero ella renació como el Fénix y les transportó a la Tierra, llegando a tiempo para combatir a Magneto, que se había infiltrado en la Patrulla X bajo la tapadera de Xorn. En la batalla, Magneto, con poderes aumentados gracias al Coz, mató a Jean y Lobezno, en venganza, le cortó la cabeza. Lo siguiente que se supo de Jean fue que, en un futuro 150 años más tarde, Tom Skylard recuperó el huevo de Fénix en el que se encontraba incubando, pero que Sublime, en el cuerpo de la Bestia, se lo robó y la liberó, usándola para conquistar lo que quedaba libre en la Tierra. Sublime envió a Jean a combatir con la Patrulla X, pero Xavier, las Tres-en-Una, Cassandra Nova y No-Chica consiguieron detenerla y ella ayudó a reconstruir la realidad tras la muerte de todos.

Poderes: Jean Grey es una mutante con poderes telekinéticos que le permiten levantar objetos, moverlos, descomponerlos,… También los usa para levitar y para hacer volar a otras personas. También está dotada con poderes telepáticos, que le permiten introducirse en la mente de los demás para “leer” sus pensamientos, modificarlos, borrarlos y, también, controlar la mente. Su contacto con el Fénix aumentó considerablemente sus poderes.

lunes, agosto 01, 2005

Ernst


Nombre real: Cassandra Nova “Ernst”
Historia: Ernst es Cassandra Nova. Cuando Emma y sus cuclillos llevan a cabo el plan para encerrarla en un cuerpo alienígena sintético de semejantes condiciones programado para aprender, Ernst es el resultado.
Una vez en ese cuerpo pasó a formar parte de la clase especial del señor Xorn, y estuvo también en la excursión en la que sus compañeros de clase se enfrentaron a los Hombres U, posteriormente, cuando su mentor se reveló como Magneto ella pasó a formar parte de sus filas, pero estaba desorientada y echaba de menos al señor Xorn, de modo que se revela al igual que el resto de estudiantes de esa clase.
En el momento en el que Magneto libera una terrible pulsación magnética en Jean y provoca el cambio en el tiempo creando un nuevo futuro podemos ver a Cassandra combatiendo en el lado de “los buenos”, y en una conversación con el viejo cerebro de Martha Johanson se revela como Ernst, cosa que no había hecho hasta entonces.
Desde que el tiempo se ha restaurado y ha vuelto al presente ya no se la ha vuelto a ver.
Poderes sobrehumanos conocidos: Los que ya mostró Cassandra en su momento, a pesar de su cuerpo diminuto y excesivamente delgado posee superfuerza, intangibilidad, telepatía, telequinesis, poderes hiper-regenerativos, la capacidad de crear una armadura psíquica, y la habilidad de analizar secuencias genéticas en cuestión de horas y apropiarse de ellas (es posible que tenga más poderes, pero estos son los únicos que demostró en su combate contra la Patrulla X).